La Risoterapia

La Risa como Terapia. Encontrando un marco epistemológico en la psico-neuro-inmunologia, todos estos intentos han adquirido mayor rigor científico y la posibilidad de ingresar en forma de experiencia piloto a instituciones de salud. A la par de ellos surgen otras maneras de usar el estado de animo como un coadyuvante para la recuperación de personas que padecen innumerables patologias. Ellas se han concretado en intentos terapéuticos de considerable éxito, como la musicoterapia, las terapias con mascotas, etc.

Las revelaciones de la inmunología, al demostrar el vinculo estrecho entre el estado emocional de las personas y el funcionamiento de su sistema de defensas ha abierto un campo fertil no solo para las terapias de recuperación, sino tambien para enfocar las actividades de prevención teniendo en cuenta estos factores.

Entre las trabas que encuentra la risoterapia para insertarse en la medicina, Moody destaca que “las profesiones sanitarias tienden a considerarse a si mismas con excesiva seriedad”. Para ubicar al humor en su justo lugar dentro de las actividades curativas, el concluye:

“No estoy proponiendo que los médicos se conviertan en humoristas. Tampoco recomiendo reemplazar con risas las técnicas medicas que ya poseemos. Solo propongo que se utilice como complemento…facilitar la risa de alguien equivale a incrementar directamente la calidad de su vida.”

En su libro Humor y Salud, el Dr. Raymond Moody no solo asegura que el humor posee un importante poder curativo, sino que hace propuestas concretas para la incorporación de actividades que incluyen este tipo de terapias en instituciones de salud. “Con los años he encontrado un número sorprendente de casos en los que los pacientes que se reian de si mismos, recuperaban la salud, o al menos utilizaban el sentido del humor como respuesta positiva y adaptable a la enfermedad. “, asegura Moody.